Dios Padre – “En estos días, el mal ha tomado el control de los medios de comunicación y estos promueven su agenda maligna”

Los Ministerios del Amor Santo
https://amorsanto.squarespace.com

11 de Noviembre del 2019
Mensaje Público

Nuevamente veo una gran llama que he llegado a reconocer como el Corazón de Dios Padre. Dice: “En estos días, el mal ha tomado el control de los medios de comunicación y estos promueven su agenda maligna. El ciudadano común es incapaz de descubrir la verdad y es fácilmente engañado debido a su confianza equivocada en los medios en general. Así es como los medios utilizan su poder e influencia para promover males, tales como la sugerida destitución de su Presidente (Donald J. Trump). Sin la fuerza de los medios detrás de este movimiento, ni siquiera se consideraría esto como una posibilidad.”

“El mal utiliza los medios de comunicación para dar un panorama distorsionado de la verdad. De esta forma, ellos ganan poder en el corazón del mundo. El apostolado del Amor Santo no está exento de las influencias malignas de los medios masivos. Miles de personas más creerían si la verdad de esta Misión fuera respaldada en público. Aquellos que estrictamente se oponen a la verdad de esta Misión han utilizado su poder para que la opinión pública influya negativamente en relación a los buenos frutos de Mi Misión en este lugar. Esta es la era de las falsedades en los corazones y en el mundo. Pídanle a sus ángeles que vigilen sus corazones para que no sean engañados por los medios de comunicación.”

Lean 2ª Timoteo 4:1-5
Yo te conjuro delante de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, y en nombre de su Manifestación y de su Reino: proclama la Palabra de Dios, insiste con ocasión o sin ella, arguye, reprende, exhorta, con paciencia incansable y con afán de enseñar. Porque llegará el tiempo en que los hombres no soportarán más la sana doctrina; por el contrario, llevados por sus inclinaciones, se procurarán una multitud de maestros que les halaguen los oídos, y se apartarán de la verdad para escuchar cosas fantasiosas. Tú, en cambio, vigila atentamente, soporta todas las pruebas, realiza tu tarea como predicador del Evangelio, cumple a la perfección tu ministerio.